Dia del AMIGO

19 jul. 2011
BOLETÍN TANGUERO Nº  82
"Si alguna vez no te dan
la sonrisa esperada, sé generoso
y da la tuya, porque nadie tiene
tanta necesidad de una sonrisa como
aquel que no aprendió a sonreír"

Sumario de esta edición

*Hoy, Reportaje a
HERNÁN LUCERO...

 *La Milonga de los Jueves
*CARLOS DI GRILLO...
El canillita del Tango

*Certamen TANGO NEGRO
 

*Tomamos un café con
LEOPOLDO FEDERICO

*Cabañas La Daimalé
a Puro Confort...
 
*Recordando a Carlos Gardel
Pero a la Colombiana...

*Gran Milonga en Colón (ER)
*Tangos Viejos
Por Enrique Pinti...
 
*Héctor Cruz en Coincidencias 
*Una historia conmovedora:
La (des)honra del apellido

*Grupo Tango Concordia
*Hagamos el Humor
*La Mejor Milonga

SUEÑO PORTEÑO
*Quemá esas Cartas
*Evocando a Facundo Cabral


¿FRÍO?.. El CALOR HUMANO TE ESPERA EN LA
TANGUERÍA ÁNGEL VILLOLDO... 
El SÁBADO 23 DE JULIO CON EL FAMOSO GRUPO
“CUARTETANGO”
PONDREMOS EN ESCENA
"LA MILONGA DEL DOBLE ABRAZO"
EL DEL TANGO Y EL DE LOS AMIGOS...

Largamos con CLASE ABIERTA DE TANGO...
Promediando tendremos la última noche de
las mostraciones 
 porque se larga el
CERTAMEN TANGO NEGRO
Por un viaje a CAMBORIÚ con todo pago
(menos la caipiriña)
El folclore y los melódicos de la mano de
JUAN RAMÓN LIMA y su conjunto...
Y ¡¡¡ALELUYA!!!... Porque con el
CUARTETANGO
podrán CANTAR TODAS Y TODOS... 
MICRÓFONO ABIERTOOOOOO
Solo tenés que pasar a los Maestros TÍTULO Y TONO
Y como si toda esta VARIETÉ fuera poca
Festejamos el DÍA DEL AMIGO

Y como de costumbre,
como lo hacemos desde el primer día,
celebramos los CUMPLEAÑOS DEL MES con
Torta de Ricotti...
además las habituales SOPRESAS Y SORTEOS...

Todo con un caserito MENU TANGUERO...
Y los primeros 10 asistentes
UNA COPA GRATIS A ELECCIÓN...

En el Colegio Bilingüe
Galarza 900 - C. del Uruguay desde las 21 hs...
Anticipadas 3 de Febrero 61
Y si eres de otra ciudad, puedes pedirlas a:
tangueriaangelvilloldo@gmail.com;
TODO A TOTAL BENEFICIO DE LA
"CAMPAÑA de PREVENCIÓN y
TRATAMIENTO DEL CÁNCER"
Si podés ayudar con una donación,
por pequeña que sea, no lo dudes...
*********************
QUIEN ES QUIEN
Hoy Presentamos a
HERNAN LUCERO
 
“Los tangos nuevos son un 
punto de partida, no de llegada”. 
El cantante así reconoce la necesidad
de crear un nuevo repertorio...
Pero reivindica la tradición.
La carrera del cantor Hernán Lucero,
ahora también compositor y letrista,
dio un giro inesperado en los últimos
años y pasó de abocarse
exclusivamente a los tangos
clásicos y criollos de los años ‘20 y ‘30
a matizarlos con su propia obra,
escrita en coautoría con el ilustrador
gráfico y humorista Tute.
El jueves 14 de julio combinó
ambos universos en un clásico
resto-bar de Buenos Aires.
Sin "Gomina" HERNÁN se siente cercano a los viejos tiempos 
del Tango, pero con TUTE apuesta a este presente y al futuro...
Musicalmente hablando, Hernán Lucero pertenece a la generación de los de treinta y pico, que entró al tango en la década de 1990, cuando mucha gente joven se topó con un género tan sorprendente y novedoso como antiguo y olvidado. Allí estaba el germen para grupos hoy establecidos, pero que en aquel momento empezaban y buscaban fuentes, partituras, consejos de maestros. Lucero menciona como su médium a las grabaciones de Carlos Gardel y de Nelly Omar, el programa radial de Alejandro Dolina, las presentaciones del cantor Hernán Salinas y las clases de Hilda Herrera.

En esa prehistoria hubieron también dos discos que registró junto al grupo de guitarras Bardos Cadeneros, en sintonía con la canción campera, un trabajo solista y una voz siempre mesurada y aterciopelada, asociada por su coloratura en más de una ocasión a la de Ignacio Corsini. Todo un piropo en sí mismo.

Hubo, también, muchas preguntas sobre qué tango hay que cantar, una encrucijada que resolvió sin complejos ni traumas. Simplemente se puso a escribir.


-Llegó un momento en que me miré al espejo y me vi peinado a la gomina y chapado a la antigua. Tengo que ver con eso, porque soy hijo y nieto de melómanos de tango, pero también sentí la necesidad artística, estética y quizá ética de intentar mostrar un repertorio de esta época.

No fue un proceso que sucedió de la noche a la mañana. Primero fue intercalando tímidamente canciones propias entre los clásicos y después se animó con el disco que, dice, es lo que mejor lo representa: Tangos Nuevos, que le demandó un largo tiempo de elaboración y un quijotesco trabajo junto a su coequiper Tute, y que sigue presentando en vivo.

Pero, aunque ahora Lucero equilibra viejos y nuevos tangos, tampoco habría que pensar que van por caminos apartados. Sus canciones refieren a la temática atemporal del amor, en armonía con la tradición del género, aunque firmadas por el binomio que conforma con Tute.

-Cuando la gente nos viene a escuchar y dice que no encuentra distancia ni un vacío entre nuestro repertorio y el tradicional, lo vivo como un gran elogio. Componemos tangos y los tocamos como tales, pero son nuestros.

Reportaje de Andrés Casak
<<<<<<<<>>>>>>>>>>
NdR. Acompañado por Los Bardos Cadeneros (Pablo Torino y Hernán Díaz en guitarras, Sergio Barberis en guitarrón y Manuel Gómez en  contrabajo, Hernán Lucero cantó en Los 36 billares.
*********************
ESPACIO DE PUBLICIDAD


*********************
CARLOS DI GRILLO
El canillita del Tango
Empezó a vender diarios a los 9
años y se jubiló en 2005.
Pero se aburría y ahora atiende
el Quiosco del Tango...
Es el encargado del único quiosco especializado en tango de la ciudad de Buenos Aires. Y conoce bien lo que vende: porque Carlos Alberto Di Grillo, de 72 años, tuvo una vida digna de un tango...

-Empecé a trabajar como canillita a los 9 años, porque teníamos hambre. Con mamá íbamos a la feria al mediodía, cuando los puesteros remataban lo que les quedaba. Así subsistíamos...

Cuenta, refugiándose del frío y la lluvia invernales en el Quiosco del Tango, en Corrientes y Paraná...

-Me venía al Centro en el tranvía y vendía diarios en Corrientes y Talcahuano... Me decía ‘acá viven todos los ricos’. Y con el tiempo, en la época del Rodrigazo, me
compré un departamento ahí. Lo pagué en diez cuotas y las últimas eran más baratas que un boleto de colectivo...

Mucho antes de la casa propia, cuando era chico, Di Grillo vivía con su mamá separada y una hermana en un conventillo de Flores...

-Mi papá me había puesto pupilo en un colegio de Villa Urquiza. Pero me enfermé y mamá me rescató y me llevó a esa casa. Se llamaba Centro Recreativo La Armonía, en Argerich 350. Los dueños eran gente de color. Los fines de semana corrían los muebles del enorme salón comedor y se hacían bailes. Tocaba un cuarteto en vivo y la gente pagaba entrada. Ahí empecé a conocer lo que era el tango. Por aquel entonces, la calle Corrientes ya era avenida y en la zona brillaban salones de baile como el Piccadilly, El Montecarlo o La Real. Yo veía entrar a esos
lugares a Discépolo, a Enrique Muiño, a Pepe Arias o a Francisco Petrone, todos muy cajetillas. Ya más grande, yo iba a bailar de jueves a domingo al Palacio Güemes, en la calle Thames. Y era un seguidor de la orquesta de D’Arienzo.
Di Grillo estudiaba y trabajaba.

-De día, vendía los diarios La Epoca, La Prensa, La Nación y Clarín, y a la tarde, Noticias, Crítica y La Razón, con sus ediciones 5° y 6°. Para vender más, había que vocear las noticias. Yo anuncié el hundimiento del Fournier...

Recuerda, refiriéndose al barco de la Marina que naufragó en el estrecho de Magallanes en 1949.

-¡Y las veces que ‘maté a alguien’ –se divierte–. Cuando un famoso estaba muy enfermo, yo decía que ya había muerto y vendía más diarios”.

En 1952, cuando murió Evita, Di Grillo cuenta que se coló en el velatorio.

-Me metí por la puerta de la calle Perú. Así me evité la cola y aparecí en la cabecera, en un lugar reservado para funcionarios. Me acuerdo de cuando entró Perón. Yo me quedé hasta que se dieron cuenta de que era un colado y me sacaron.

Otra experiencia que marcó a Di Grillo ocurrió a principios de los '70.

-Mi señora y mis hijos se habían ido a una casa de fin de semana que teníamos en Castelar y yo me quedé solo porque tenía que trabajar. Fui a cenar a Bachín, en el mercado viejo, y a las 4 me fui al Bar Ramos, en Corrientes y Montevideo. Y ahí me lo encuentro al poeta y letrista de tango Julián Centeya. Yo era su admirador. Nos quedamos tomando ginebra hasta las 8. Lo invité a mi casa, porque ya vivía en Talcahuano al 400, y nos pusimos a escuchar tangos y a llorar. Por la ginebra y por la emoción. Al mediodía nos dio hambre. Fui a comprar unos ravioles y él se quedó haciendo la salsa. Por la calle iba pensando si sería verdad que Centeya estaba en mi casa. Compré el mejor vino, almorzamos y se fue. Cuando volvió mi señora encontró los platos sucios, ¡y me costó que creyera con quién había estado!... Las cosas cambiaron mucho –lamenta–. Cuando era chico, sólo en un tranvía vendía 10 o 12 diarios. Hoy, aunque los regales, no los quieren. La televisión e Internet los mataron. Los vespertinos desaparecieron todos. En 1965 empecé a trabajar como distribuidor de Crónica. Lo hice por 40 años, hasta el 23 de octubre de 2005, que salió la última edición de la tarde y yo me jubilé.
Casado, con cuatro hijos grandes y cuatro nietos, Di Grillo intentó hacer vida de jubilado. Pero fracasó. “Me aburría mucho”, confiesa. Como distribuidor de Crónica
solía llevarle el diario al Quiosco del Tango, por entonces atendido por su fundador, Juan Carlos Giménez.

-Cuando él se lo vendió a Marcelo Oliveri, de la Academia Porteña del Lunfardo, me recomendó como encargado. Lo hago para entretenerme –dice–. Me crié en la calle y no puedo quedarme tomando mate en casa.
Actualmente vende grabaciones de tango para coleccionistas, del año 1912 a esta parte, revistas y libros sobre el dos por cuatro.

-Vienen muchos turistas, sobre todo japoneses. Y una vez hasta vino Alejandro Romay. Se llevó un ejemplar de Los Grandes del Tango, una revista que hacía él mismo hace 60 años.

Declarado Sitio de Interés Cultural de la Ciudad en 1999, el Quiosco del Tango no pasa por su mejor momento.

-El 28 de mayo, a las 11 de la noche, lo chocó un taxista. Está todo roto y no tengo luz, pero el seguro todavía no nos pagan
-lamenta Di Grillo, que se ocupa de los trámites-. Es que atender un quiosco es una parte importante de su vida. “Y voy a seguir haciéndolo mientras el cuerpo aguante”.

Repo de Nora Sánchez

*********************
 ********************* 

Tomamos un café con
LEOPOLDO FEDERICO.
Una vida de leyenda,
entre la Buenos Aires de
noche y de día...
Hay dos ciudades en su vida.
De joven, entre la noche,
los escenarios y el bandoneón.
Ahora, entre fama y recuerdos.
Leopoldo Federico. Un virtuoso que
nos deslumbró con su querido bandoneón
Hay dos Buenos Aires en la vida de Leopoldo Federico. Una, la del escenario que lo vio tocar con todos: Cobián, Gobbi, Salgán, Caló, Piazzolla, Di Sarli, Sosa, y sigue la lista... Esa misma Buenos Aires de las noches dulces y agrias, la de los shows en los cabaret y las confiterías, la de ir y volver en colectivo, cargando el bandoneón ya de madrugada, la de la juventud. Y está la otra Ciudad: la del hoy, la que tiene la rutina en la oficina de la Asociación Argentina de Intérpretes, a los
amigos del Torcuato Tasso, y al ir y venir por la autopista para estar con la familia. Entre una y otra hay todo un camino: 84 años de vida y la historia grande del tango.

Hoy, Leopoldo Federico todavía se ocupa de mantener intactas, increíblemente memorioso y respetuoso, cada una de sus Buenos Aires. A la del pasado la llena de
recuerdos. Y a la de ahora la recibe con una curiosidad intacta.

-Me siento honrado por todo lo que viví -Dice, agradecido. Tiene los buenos códigos de los guapos como los de antes, y aunque no se hace cargo de que es una leyenda viva del tango, nadie lo duda. El dice que aprendió de todos. Le gusta contarlo con una anécdota con Piazzolla.

-Yo siempre fui tímido. Por eso nunca me voy a olvidar de una charla que tuve con Astor un día que estábamos repasando unos arreglos complicados. Me miró y me dijo: ‘cuando llegue el momento, bajá la cabeza como la bajo yo. Tocá y apretá a fondo, y si te equivocás que se oiga de acá a La Quiaca, pero no toqués para adentro porque tengas temor’. Ahí aprendí a tocar de frente, y a jugármela, como siempre hizo él.

Toma café descafeinado. Las paredes de su oficina en AADI (donde ocupa la presidencia desde hace 25 años) están llenas de recuerdos de entrevistas, premios, alguna foto firmada, una de Racing de antaño, una bellísima carta de uno de sus nietos, CD para escuchar, otros ya escuchados, más premios, más fotos, afiches de giras. Recuerdos. El sonríe: todavía tiene el entusiasmo de un adolescente. Le gusta preguntar qué se está escuchando ahora y opinar sobre los talentos que vendrán. Esa es, quizás, su pasión más actual: trazar un puente entre su experiencia y las nuevas generaciones. Un puente que educa y alienta. Y que es parte de su Buenos Aires actual.

-Me vienen a saludar muchos jóvenes que son músicos. Los escucho tocar y veo su talento, mucho talento, pero lamentablemente falta difusión, faltan escenarios
para ellos. Mirá, yo soy un defensor de los jóvenes, donde me pidan que hay que ir a dar la cara yo estoy siempre presente. Me duele en el alma que la juventud no
tenga posibilidades de mostrar sus cualidades, porque son talentos”,

Leopoldo nació en en el barrio de Once, bien porteño. Hace 58 años se mudó a Ramos Mejía, y aunque pensó que era momentáneo, al final se quedó. Cuando trabajaba de noche no volvía a su casa hasta la madrugada.

-Me iba de la radio a un café, me metía en el baño, me afeitaba y me quedaba esperando. Siempre el mismo recorrido, siempre con el bandoneón y la pilcha a cuestas. ¿Sabés cuántos colectivos no me paraban?

Y reconoce que ahora sí son tiempos bien diferentes. Ahora, cada tanto pasa por el Torcuato Tasso...

-Me gusta ir porque ese fue el lugar donde volví a nacer con la música...
Asegura, generoso. Y recuerda que ya pasaron 67 años del debut.

-A los 17 ya estaba en el cabaret, y hoy, a cada lugar donde voy, si no soy el mayor, le pego en el poste”, dice.

¡Coincidencia!.. Es la edad que hoy tienen Lautaro Greco y Federico Pereiro, los dos chicos que tocan con él.

-Es verdad. Pereiro vino un día, se trajo un atril y empezó a tocar el bandoneón con un sentido del tango que yo no podía entender, me pareció tan jovencito...
A veces, cuenta, tiene nostalgia por los amigos que ya no están. Y cientos de anécdotas con ellos. Momentos felices, dice...

-Todos bien guardados en la memoria.


Reportaje de Romina Smith

********************* 
Espacio de publicidad
 
 ********************* 
Recordando a Carlos Gardel
Pero a la Colombiana...
Por Lorena Puerta Vergara
Especial para BoleTango
MEDELLÍN / COLOMBIA - 25 DE junio de 2011 - Ayer, 24 de junio, al cumplirse 76 años de la muerte de Carlos Gardel, en la ciudad de Medellín se acentuó su pasión por el Tango... Al mismo comenzó el Festival Internacional organizado por la Alcaldia. Y esperamos ansiosos a Rosalía Villoldo con su Orquesta porteña, pero no pudo ser... ¿El año próximo tan vez?

Todo trascurrió con muchos aspectos emotivos, pero probablemente la nota de color fue ver desfilar a Las viuda de Gardel (foto). El hecho ocurrió en el barrio Manrique, frente a la estatua que recuerda al Zorzal. Al lugar llegaron las mujeres vestidas de luto y cuando les interrogué sobre su presencia en el lugar ataviadas de riguroso luto, respondieron que ellas eras las viudas del cantor, ya que se sienten muy solas desde aquel 24 de junio en el cual murió Carlitos
Luego, cuando las agujas del reloj público marcaron las 15.05 (hora en que falleció Gardel en el accidente aéreo) se realizó ese acto por demás significativo que tiene por escenario al barrio Manrique, que es el barrio donde más se profesa y ovaciona al tango en Medellin. En ese barrio corre la Calle 45, que fue rebautizada oficialmente como Calle Carlos Gardel y sobre esta arteria se pueden ver y visitar infinidad de comercios de todo tipo, cafeterías, panaderías, almacenes, etc., todos ellos con el nombre de Gardel.

Pero hay mucho más. Por ejemplo, se ubica en el barrio La Casa Gardeliana, que fue fundada hace 40 años por el argentino Leonardo Nieto y a pocos metros del
edificio de La Casa Gardeliana, está emplazado el monumento a Carlos Gardel.

Como parte de los homenajes, los miembros de la Asociación Gardeliana de Colombia, la Casa Gardeliana, las Viudas de Gardel y otras instituciones afines al Tango, iniciaron la procesión anual y dejaron ofrendas florales al pie de la estatua de Gardel. Este año estuvo presente el argentino Juan Carlos Godoy, que cantó al pie de la estatua y a  capella el tango Arrabal Amargo.

Luego expresaron su sentir en sendos discursos Javier Ocampo y Jaime Jaramillo Panesso, tras lo cual la multitud reunida en el lugar coreó varios de los tangos del Cantor Criollo.

Terminado el programa de agasajos, Las Viudas de Gardel permanecieron en el lugar durante toda la tarde.

********************* 
Espacio de publicidad
Gran Milonga en Colón (ER)

Sábado 30 de julio desde las 22 en el
Salón de Agmer
Chacabuco 255 ingresando por Sarmiento
Organiza   
Evaristo Carriego Tango Agrupación

Volvemos con Nuestra Milonga,
y ¡la queremos compartir con vos!
Por eso te invitamos para acompañarnos,
contaremos con un hermoso salón,
un ambiente familiar y
con la presencia de grandes amigos.
Música enlatada, sorteos y sorpresas....
Bono Contribución $20.-
Reserva tu lugar, cupos limitados.
 *********************
*Tangos Viejos
Por Enrique Pinti
Dicen que al tango se le encuentra
real sentido a medida que uno
cumple años. Y algo de cierto
tiene ese dicho popular...

En mi lejana infancia, El penado catorce, Pobre mi madre querida, Sus ojos se cerraron, Cuesta abajo, Mi noche triste o Anclado en París me provocaban indiferencia, o risa. Claro, eran temas que reflejaban una Argentina que yo no había vivido. Las décadas del 20 y del 30 y aún la primera mitad de los 40 me eran ajenas. Pasó el tiempo y algunos de esos tangos me hacen piantar un lagrimón. ¿Qué ocurrió? ¿Maduré? ¿Me puse más sentimental? No, envejecí, perdí padres, amigos, pares y maestros y hoy en día, aún viviendo una existencia plena y feliz, tengo más sensibilidad para comprender aquellas penas de bandoneón que son más eternas que la humedad.

Y está bien, esa es una de las cosas positivas de madurar y crecer.

Otras cosas no lo son tanto. Cuando uno se da cuenta de la cantidad de escaleras que hay en los lugares en que vivimos: las ciudades, los shoppings, las oficinas, ministerios, cines, teatros, restaurantes y hasta baños públicos por los que debemos transitar, es ahí cuando uno se da cuenta de que lo que antes era obvio y
normal ahora es conflictivo y arriesgado. Cuando uno tropieza con obstáculos en calles, casas y lugares públicos y, en lugar de levantarse cual resorte, se queda
hecho polvo en el piso y necesita la grúa municipal y diez manos amigas para incorporarse rezando por no haberse quebrado un osteoporósico huesito, ahí la fiera venganza del tiempo, tanguera y discepoliana, se nos presenta sin maquillaje, mostrándonos nuestro DNI con una fecha que nos tira a la cara el tiempo transcurrido desde el primer llanto hasta la actualidad.

Esos autos bajísimos de diseño aerodinámico concebido para ágiles japoneses sin colesterol, que tienen puertas que no se abren del todo como para que un
paquidermo reumático ponga sus dos extremidades inferiores en unos cordones de vereda de alturas variables y poca seguridad, y deba recurrir a sus reumáticos
brazos para agarrarse del techo del coche, hacer fuerza con su cola mocha, con alguna que otra vértebra conflictiva haciéndose sentir con una puntadita no muy sutil, para emerger tambaleante a una vereda donde un grupo de transeúntes miran con cierta lástima al geronte y alguno hasta se atreve a decir ¿lo ayudo? o, peor aún, ¿está bien?

Momentos de hondo dramatismo se producen cuando ya no se pueden leer ni con anteojos los prospectos de los remedios que nos recetan con esa letrita diminuta
que antes descifrábamos con cierta facilidad.

Ni hablar cuando nos hablan y no oímos y para disimular sonreímos y decimos sí, sí, qué bien. Y lo que nos han dicho es ¿te enteraste de que se murió tía Pepa?

Atragantándonos con todo lo que comemos; agitándonos por una escalera de pocos peldaños; inventando lo que mal se oye; confundiendo a tu suegra con una
vaca; llevándonos puestas puertas de vidrio; no atinando a marcar un número correcto en un celular (eso a mí no me ocurre, no por joven, sino porque aún no tengo uno de esos aparatitos), no embocando la llave en la cerradura, no como después de aquellas curdas juveniles en el picnic de la primavera regresando a casa
tratando de no hacer ruido para no despertar a los viejos, sino por chicato que no quiere despertar a nadie, y tropieza con cuanto encuentra a su paso, desvelando a
familiares o vecinos con portazos y maldiciones estentóreas.

Pero no hay que quejarse tanto. Hoy en día hay muchas maneras de prevenir esos males: gimnasia, dietas, chequeos, antioxidantes, terapias ortomoleculares, yoga,
meditación y demás bellezas de estas épocas turbulentas donde vivimos más y, al llegar a los 80, las sociedades no pueden mantenernos y terminamos sobrando .

Todo es cuestión de adaptación y filosofía de vida. Cada edad tiene su encanto, sólo que algunas tienen encantos muy escondidos y uno tiene que hacer grandes
esfuerzos para encontrarlos.

¿Qué quieren que les diga? Seguiré llorando con los tangos que me hacían reír y pediré ayuda para bajar y subir escaleras, autos y rampas y no se me caerá ningún
anillo. La vida vale más que cualquier achaque y mientras esta la vida hay esperanza.

Gentileza de Antonio Murillo
("El Bailarín de Concordia")

********************* 
Espacio de publicidad
********************* 
Una historia conmovedora:
La honra del apellido
Por Eduardo Camargo
La conmovedora historia de
Julio de Caro. Su padre, don José,
era un músico clásico orgulloso de
su formación cultural pero 
despreciaba la música popular. 

En la calle Defensa, a 20 cuadras de la Casa Rosada, Don José de Caro instaló un conservatorio y un anexo donde se vendían instrumentos musicales y partituras.

Don José había diseñado para su hijo Julito un destino de médico y de gran concertista de guitarra. Pero el pibe, con los atorrantes del barrio y de pantalones cortos se escapó una noche al Palais de Glace a ver la orquesta de Roberto Firpo y quedó fascinado. A la madrugada, todos gritaban que toque el pibe, que toque el pibe y él también porque un tango se llamaba así. Hasta que un amigo le dijo: "es a vos Julito, la gente pide que toques vos." Recién cuando apoyó el violín contra su

cuello su cuerpito frágil dejó de temblar como una hoja. La música maravillosa que produjo hipnotizó a todos con su belleza.

Cuando Julito regresó de madrugada lo estaba esperando su padre que lo castigó a vivir una semana en un rincón y a pan y sopa. Julito metió violín en bolsa. Su

corazón se desgarraba ante cada reto de su padre que insultaba a esos vagos que tocan esa música bastarda, esas melodías prostibularias. Pero la magia del tango

ya se había metido para siempre en el corazón de Julio de Caro.

Un día, el tigre del bandoneón, Eduardo Arolas lo invitó a tocar en su orquesta y ese fue el final. Otra madrugada el padre de Julio lo esperó detrás de la puerta y lo

echó de su casa: "Usted elige mocoso, la medicina, la guitarra y el concierto o esa porquería que toca con el violín. Usted me ha traicionado, ha deshonrado mi apellido". Y Julio se fue vencido de la casita de sus viejos. Durante 20 años le envió cartas a su madre que nunca fueron respondidas.

Después de mucho sacrificio y pasar grandes privaciones económicas, Julio empezó a triunfar en todo el mundo. Les mandaba a sus padres los recortes de los

diarios que hablaban de su genialidad y nada. Ni una línea a vuelta de correo. Por eso su mirada siempre estaba triste pese a que su crecimiento profesional fue

caudaloso. El presidente Marcelo T. de Alvear se declaró su admirador.

De gira por Europa una noche tocó en un palacio de Niza ante cientos de bacanes. Alguien se levantó de su mesa, elegante con su smoking tan lustroso como su

cabello y dijo: "Así como me reciben a mí les pido que reciban y escuchen a Julio de Caro". Un presentador de lujo: era Carlos Gardel. Enseguida uno de los

bailarines le pidió que repitiera el tango El monito. Y luego otra vez. Y otra. De Caro no podía negarse a ese pedido de Charles Chaplin.

¿Qué extraño misterio arrabalero hacia disfrutar al genio de Chaplin de esa letra que dice "Mi pebeta ya se fue / y nunca volverá / Tal vez irá rodando al cabaret /
buscando en su dolor, / alivio de champán / olvido a mi desdén". De Caro después tocó para el Aga Khan, para el Príncipe de Gales, y fue pasión de multitudes. Se convirtió en un artista inmenso que marcó para siempre con su identidad la música de Buenos Aires. Pero sus padres seguían sin aparecer y la llaga de su corazón seguía abierta.

Paloma Efrom, conocida como Blackie, cantó en su orquesta. Edmundo Rivero también. En 1937, nadie quiso perderse el regreso triunfal de Julio de Caro al Teatro Opera.

Después de varias ovaciones, Julio se quedó un tiempo largo en el camarín esperando que se fuera el público para poder salir tranquilo. Pasaron dos horas y salió caminando por el pasillo del teatro apenas alumbrado por pequeñas lucecitas rojas. De pronto vio difusa dos figuras que se recortaban en la penumbra. Eran sus padres. Don José se acercó temblando hacia su hijo y después de 20 años le dijo, sin tutearlo: "Vengo a pedirle perdón. Usted hace una música de ángeles". Y no pararon de llorar en un profundo abrazo.

Julio de Caro
en el medio de un reportaje que le estaba haciendo Pinky, con los ojos llenos de lágrimas, le dijo: "Viste que yo no deshonre el apellido, no lo deshonré".

Gracias Cacho Gauna
por este recuerdo
********************* 
Espacio de publicidad
 Grupo Tango Concordia
Cada quince días, jueves por medio,
José Elías Figueredo organiza en Living Housse,
de Concordia, una milonga para todos los amigos
que se larga a las 22 hs.
Los esperamos para compartir el 2x4,
valses, pasodobles, milongas, sorteos, etc.
No te la pierdas.
 *********************
 Hagamos el Humor

Tomen nota... Estos son
los 5 secretos de una mujer feliz 
1. Es importante encontrar a un hombre que comparta contigo la responsabilidad y las tareas del hogar y que tenga un buen trabajo, bien remunerado.
2. Es importante encontrar a un hombre alegre, que disfrute del tango y lo sepa bailar, también los paseos y que te haga reir.
3. Es importante encontrar a un hombre tierno de quien se pueda depender afectivamente sin que por ello te subordine y además, que no te mienta ¡Canalla!..
4. Es importante encontrar a un hombre que sea un buen amante y que adore tener sexo contigo.
5. Pero lo que es más importante, es que estos 4 hombres no se conozcan entre si.

De loquitos
Dos locos planean la fuga del manicomio, uno le dice al otro:
- Si la pared es baja la saltamos, si es alta cavamos un hoyo, ¿Entendido?.
- Sí...
- Pues anda tú primero...
Pasadas tres horas regresa el loco y dice:
- No podemos escapar.
- ¿Por qué?.
- ¡Porque no hay ninguna pared!.

Iba un avión de locos y se le acaba la gasolina, entonces el comandante informa a los pasajeros:
-¡Se nos a acabado la gasolina!
Y responde un loco:
-¡A empujar se a dicho!
********************* 
Espacio de publicidad
Si viajas a Buenos Aires...
No dejes de visitar
La Mejor Milonga
SUEÑO PORTEÑO
Baile Milonguero y de Salón
San Juan 3330 – 1° Piso
Estacionamiento Cubierto
3-PISTAS-3
(Pista Pugliese)-(Pista Troilo)
(Pista Gogo Safigueroa)
Miércoles de 19 A 03.00 hs. y
domingos de 18 a 01.00 hs.
con Orquesta en Vivo....
ORGANIZA
JULIA “PUGLIESE”
Reservas (011) 15-3003-9926

********************* 
Quemá esas Cartas
Donde yo he grabado

De Alicia Piatti 
Desde Toledo / España

"...Queridos amigos tangueros.

Me solazo mucho con vuestras fotos publicadas en el blog. Me da un tremenda alegría y sana envidia ver como se divierten todos... Os mando todos mis cariños y la foto de un azulejo que se encuentra en una de las principales calles de Toledo..."
GRACIAS ALICIA
Animate y ven a divertirte tu también...
Con afecto, Rosa Candelas

<<<<<<<<<<>>>>>>>>>>>>


De Alfredo Gobbi
C. del Uruguay (ER)


"...Facundo Cabral era un músico que se crió en la calle, que perdió a su hija y a su esposa en un accidente de aviación y que se recuperó de un cáncer del que no le

daban posibilidades. Y todo eso que aprendió lo devolvió con mensajes de amor. Espero que les guste..."

NO ESTÁS DEPRIMIDO, ESTÁS DISTRAÍDO
por: FACUNDO CABRAL


No estás deprimido, estás distraído. Distraído de la vida que te puebla, distraído de la vida que te rodea, delfines, bosques, mares, montañas, ríos. No caigas en lo

que cayó tu hermano, que sufre por un ser humano, cuando en el mundo hay 5.600 millones. Además, no es tan malo vivir solo. Yo la paso bien, decidiendo a cada instante lo que quiero hacer y gracias a la soledad me conozco...  Algo fundamental para vivir. No caigas en lo que cayó tu padre, que se siente viejo porque tiene 70 años, olvidando que Moisés dirigía el éxodo a los 80 y Rubinstein interpretaba como nadie a Chopin a los 90, sólo por citar dos casos conocidos.

No estás deprimido, estás distraído. Por eso crees que perdiste algo, lo que es imposible, porque todo te fue dado. No hiciste ni un solo pelo de tu cabeza, por lo tanto no puedes ser dueño de nada. Además, la vida no te quita cosas: te libera de cosas... te aliviana para que vueles más alto, para que alcances la plenitud. De la cuna a la tumba es una escuela; por eso, lo que llamas problemas, son lecciones.

No perdiste a nadie: el que murió, simplemente se nos adelantó, porque para allá vamos todos. Además, lo mejor de él, el amor, sigue en tu corazón. ¿Quién podría decir que Jesús está muerto? No hay muerte... hay mudanza. Y del otro lado te espera gente maravillosa: Gandhi, Miguel Ángel, Whitman, San Agustín, la Madre Teresa, tu abuela y mi madre, que creía que la pobreza está más cerca del amor, porque el dinero nos distrae con demasiadas cosas y nos aleja, porque nos hace desconfiados. Haz sólo lo que amas y serás feliz. El que hace lo que ama, está

benditamente condenado al éxito, que llegará cuando deba llegar, porque lo que debe ser será y llegará naturalmente.

No hagas nada por obligación ni por compromiso, sino por amor. Entonces habrá plenitud, y en esa plenitud todo es posible y sin esfuerzo, porque te mueve la fuerza natural de la vida, la que me levantó cuando se cayó el avión con mi mujer y mi hija; la que me mantuvo vivo cuando los médicos me diagnosticaban 3 ó 4 meses de vida. Dios te puso un ser humano a cargo y eres tú mismo. A ti debes hacerte libre y feliz. Después podrás compartir la vida verdadera con los demás.

Recuerda a Jesús: "Amarás al prójimo como a ti mismo". Reconcíliate contigo, ponte frente al espejo y piensa que esa criatura que estás viendo es obra de Dios y decide ahora mismo ser feliz, porque la felicidad es una adquisición. Además, la felicidad no es un derecho, sino un deber; porque si no eres feliz, estás amargando a todo el barrio.

Un solo hombre que no tuvo ni talento ni valor para vivir, mandó matar a seis millones de hermanos judíos. Hay tantas cosas para gozar y nuestro paso por la tierra es tan corto que sufrir es una pérdida de tiempo. Tenemos para gozar la nieve del invierno y las flores de la primavera, el chocolate de la Peruggia, la baguette francesa, los tacos mexicanos, el vino chileno, los mares y los ríos, el fútbol de los Argentinos, Las Mil y Una Noches, la Divina Comedia, el Quijote, el Pedro Páramo, los boleros de Manzanero y las poesías de Whitman; la música de Mahler, Mozart, Chopin, Beethoven; las pinturas de Caravaggio, Rembrandt, Velázquez, Picasso y Tamayo, entre tantas maravillas.

Y si tienes cáncer o sida, si tenés un infarto, pueden pasar dos cosas y las dos son buenas: si te gana, te libera del cuerpo que es tan molesto (tengo hambre, tengo frío, tengo sueño, tengo ganas, tengo razón, tengo dudas)... y si le ganas, serás más humilde, más agradecido... por lo tanto fácilmente feliz, libre del tremendo peso de la culpa, la responsabilidad y la vanidad, dispuesto a vivir cada instante profundamente, como debe ser.

No estás deprimido, estás desocupado.

Ayuda al niño que te necesita, ese niño será socio de tu hijo. Ayuda a los viejos y los jóvenes: te ayudarán cuando lo seas. Además, el servicio es una felicidad segura, como gozar a la naturaleza y cuidarla para el que vendrá. Da sin medida y te darán sin medida. Ama hasta convertirte en lo amado; más aún, hasta convertirte en el mismísimo Amor. Que no te confundan unos pocos homicidas y suicidas.

El bien es mayoría, pero no se nota porque es silencioso. Una bomba hace más ruido que una caricia, pero por cada bomba que destruye, hay millones de caricias que alimentan a la vida. Vale la pena, ¿verdad?. Si Dios tuviera un refrigerador, tendría tu foto pegada en él. Si El tuviera una cartera, tu foto estaría dentro de ella. El te manda flores cada primavera. El te manda un amanecer cada mañana. Cada vez que tu quieres hablar, El te escucha. El puede vivir en cualquier parte del universo, pero El escogió Tu corazón. Enfréntalo, amigo: El está loco por ti! Manda

esto a cada 'bella persona' que tu quieras que sea bendecida. Dios no te prometió días sin dolor, risa sin tristeza, sol sin lluvia, pero Él si prometió, fuerzas para cada día, consuelo para las lágrimas, y luz para el camino.

Cuando la vida te presente mil razones para llorar, demuéstrale que tienes mil y una razones por las cuales sonreír.
********************* 
¡HASTA LA PRÓXIMA!..
Y recuerda que todas nuestras
funciones se realizan a
Total Beneficio de la
CAMPAÑA DE PREVISIÓN
Y TRATAMIENTO DEL CÁNCER.

Si estás en condiciones
de hacer una donación
y pasá a engrosar la
NÓMINA DE BENEFACTORES...

1 comentarios:

Milonga del Veinte at: 20 de julio de 2011, 16:44 dijo...

EXCELENTE BOLETIN, realmente es un placer recibirlo, disfrutar tanta información TANGUERA...sigan asi. nos vemos el sabado 23 en la Tanguería asi festejaremos el Día del Amigo con mis Amigos!!!

Publicar un comentario